Manzanas mágicas

apple-661734_1280

Ruby vivía con una obsesión: cada día que pasaba se arrepentía de no haberle pedido a su querida tía la receta secreta del pastel de manzana antes del repentino fallecimiento.

Los deliciosos bocados de la fruta almibarada la devolvían a la infancia de golpe, pues le recordaban las largas tardes de verano jugando a las cartas con sus primos mientras bebían horchata y veían de nuevo la película Dentro del laberinto.

Había probado a hacerla por su cuenta, pero no tenía el mismo sabor, nunca sería igual y eso la frustraba, a pesar de que los comensales quedaban satisfechos.

Hasta que un día recibió un mensaje de voz a su Telegram:

Soy la tía Elisa, estoy bien. Me he mudado a la isla Reunión por una temporada, necesitaba tomarme un respiro, olvidarme de todo; puedes venir a visitarme cuando quieras, te pagaré los billetes de avión.

Aseguró.

Ruby se emocionó al escuchar su voz, no podía creerlo: su tía estaba viva.

Elisa era una afamada violinista que abrumada por la fama que le dio youtube de la noche a la mañana decidió desaparecer del mapa, los medios de comunicación hicieron el resto.

Ruby pasó el día a bordo del velero que tenía alquilado su tía hasta que al caer la tarde se atrevió a pedirle por fin la receta:

-Esos pasteles contenían manzanas mágicas. Tu abuelo plantó unas semillas que había conseguido en Irlanda-aseguró.

Ruby no estaba segura de si le estaba tomando el pelo o hablaba en serio.

-Pero la casa del pueblo se vendió…-dijo finalmente.

-Sí, por suerte he guardado unas cuantas semillas. Estas manzanas aportan felicidad a quienes las comen, no me extraña que te obsesionaras-explicó-estas son para ti.

Elisa le ofreció un saquito.

Tuvieron que transcurrir unos años hasta que pudo volver a degustar el pastel, su tía tenía razón: jamás había probado unas manzanas tan exquisitas.

Ruby prometió guardar el secreto familiar celosamente.

relatoreceta

Colectivo Detroit

Anuncios

Retos 2017

cat-1843241_1280

Podrían ser proyectos, pero tengo tan poca constancia que mejor lo dejo en reto, a pesar de que estos tampoco se me dan especialmente bien: fracaso en el Inktober y me la pego siempre en el NaNoWriMo. No obstante, necesito mejorar mis skills de dibujo y de escritura y creo que la mejor forma de hacerlo es marcándose una meta, pero hay más:

100 sketches

Empecé a pensar en este reto cuando retomé el lápiz en serio, hasta ahora he subido los mejores a Instagram. Voy perfilando mi estilo y al tiempo que experimento con temas que nunca había dibujado: la idea también es alternar personajes con paisajes, no sé qué será más complicado, ya que con lo primero la anatomía puede costar, pero las perspectivas tienen tela.

Si todo va bien abriré un patreon en cuanto vea que avanzo.

A pesar de que ya llevo alrededor de 20 dibujos hechos pondré el marcador a cero al inicio del año.

Recordad que podéis seguir mis progresos en Instagram.

30 relatos

Añadiría que microrelatos, pero nunca se sabe. La historia es simple, me gustaría publicar una antología y todavía no tengo suficiente material que además me convenza. Alguno hay, aunque escasos.

Si llevo bien este reto puede que incluya algo en el patreon también, los relatos en español son bastante impopulares en esta plataforma, así que lo tengo que dejar como algo secundario.

8 lecturas

No me gusta arriesgar y además soy lenta leyendo, por eso me marco una meta asequible para mí en cuanto a lecturas se refiere, puede que al final haga más, pero mientras tanto lo dejaré así.

Otro reto dentro de este reto es que me gustaría leer más autoras, me he dado cuenta de que apenas leo y tengo que remediarlo.

Por otro lado, me quiero adentrar un poco más en la ciencia ficción, de hecho tengo La chica mecánica de Paolo Bacigalupi en mi kindle. Por otra parte, confieso que estoy leyendo algo de romántica, aunque lamento decir que no me convence de momento, y por último también me gustaría probar con la literatura oriental y con novelas ambientadas en japón.

¿Será este el año en que lea por fin a Jane Austen y a las hermanas Brontë? sigan atentos a sus pantallas.

Mis lecturas se pueden ver en Goodreads.

Luego hay otras cosas como aprenderme los alfabetos japoneses, sacarme el certificado A2 de francés que serán más complicadas y tal vez releer El Señor de los anillos.

 

Lo mejor de 2016

Sigo viva, tranquilos, no he abandonado el blog, solo he estado liada y no tenido un hueco para actualizar a pesar de que tenía algunas ideas por ahí y relatos por escribir, aunque esto me va a llevar más tiempo y sigue aparcado, por ahora.

En fin, el caso es que me apetece hacer un resumen con lo mejor del año, incluyendo series y películas porque la verdad es que aquí hay un poco de todo, o esa es la intención.

Antes de empezar aviso de que los seleccionados no tienen porqué haberse publicado/estrenado este año y que puede haber más de un elegido en una categoría porque soy incapaz de decidirme por uno solo.

Dicho esto: Allons-y!

 

Mejor novela

 

La ventaja de ser una lectora lenta es que tengo poco donde escoger, aún así, me ha costado decidirme entre Steelheart de Brandon Sanderson y Neverwhere de Neil Gaiman, ambos han estado a la altura de lo que esperaba de ellos.

Al final me he decantado por el último ya que ha sido la primera Lectura conjunta en la que he participado a través de las redes sociales y guardo un buen recuerdo de esto. Además, como ya dije en la reseña, pienso releerlo con el callejero de Londres en la mano.

Mejor serie

Mi sequía de series es épica, pues la sombra de Doctor Who es demasiado alargada y ninguna otra serie consigue llenarme tanto, tal vez por eso me cuesta horrores encontrar otra que realmente me enganche y me mantenga pegada a la pantalla el tiempo suficiente.

Stranger Things ha sido capaz de romper la maldición, aunque lo tenía fácil porque combina unos ingredientes infalibles para mí: universos paralelos, personas con poderes, rol, nostalgia ochentera y toque de humor, aparte de personajes entrañables.

Tampoco me considero fan, pero se puede decir que me ha llenado lo suficiente para ser la seleccionada.

Mejor película

Ninguna de las dos se ha estrenado a lo largo en 2016, sin embargo, al descubrirlas durante este año tenía que incluirlas, además estaba buscando la forma de hablar de este par de obras de arte de la animación y no encontraba, así que aprovecho la ocasión para ello.

De paso os obligo a verlas si leéis mi blog.

El libro secreto de los Kells fue la primera vi, no tenía ninguna expectativa puesta en ella, el estilo de la animación me pareció llamativo y peculiar en comparación con lo que estamos acostumbrados a ver, Disney y Dreamworks, principalmente.

La trama en bastante sencilla, trata sobre la vida de un aprendiz de escribano en una abadía donde sufren ataques frecuentes de vikingos. La llegada del monje Aidan cambiará la existencia del aprendiz.

La narración es bastante pausada, no obstante vale mucho la pena, no solo porque se representa la convivencia entre dos religiones, también porque refleja la labor de los escribanos y porque hay cada fotograma que quita el aire, es muy pictórica en ese sentido.

Fotograma de El libro secreto de los Kells

Después seguí con La canción del mar y todavía me enamoré más de estos animadores. El libro secreto de los Kells está ambientada en la Edad Media y esta en una más actual, aunque indefinida y en algún lugar de la costa irlandesa. Trata sobre las silkes y mezcla otras criaturas de la mitología celta además.

Tiene un ritmo un poco más ágil que la primera y al igual que esta cuida cada uno de los detalles al máximo.

Detalle de La canción del mar

Señor Tomm Moore, necesito más películas suyas.