Making of de La Otra Fantasía Medieval

bridge-1563060_1920
Voy siguiendo el cauce del río

Para mí enviar un relato a una antología ya me supone un reto en si mismo, me entra el pánico porque siempre pienso ¿seré lo suficientemente buena? ¿estaré a la altura? por eso he dejado pasar tantas oportunidades, por eso y por mi lentitud escribiendo, me puedo tirar un mes, o más, para escribir solo 1.000 palabras, como lo leéis.

Lo cierto es que estuve a punto de tirar la toalla cuando se cumplió el primer plazo, ese mismo día Laura lo amplió y me animó a enviar algo. Así que cómo siempre me pasa tuve que pensar en una historia rápido, mejor si era corta, por suerte aceptaba los microrrelatos.

Lo primero que me vino a la mente fue una escriba, a la que he llamado Maestra de la tinta en mi relato. La inspiración me vino de la película El libro secreto de los Kells, me pareció tan maravillosa y se habla tan poco del oficio de escriba, así que fue la primera, pero se me quedó tan corto que me quedé con ganas de más.

En el siguiente microrrelato me vino a la imagen de una buhonera cargada con su puesto de un lado a otro, esta es otra tarea que suelen desempeñar los hombres en cualquier historia y también otro trabajo que se ve poco.

Para finalizar mi trilogía particular mi idea estaba fijada en una alquimista de origen oriental, aunque no estoy segura de si parece más bien una hechicera, las diferencias son a veces confusas.

De todas formas, tengo que revisar los relatos en las correcciones, espero mejorarlos.

Por cierto, hay un nexo de unión entre las tres historias, pero creo que esto lo voy a dejar para que lo descubráis por vosotros mismos.

La verdad es que no hay mucho más por contar, solo que he disfrutado escribiendo y que al final ha valido la pena lanzarme a la aventura, este es un pasito más.

 

Anuncios

Diario de una escritora. Capítulo 4

cat-2083492_1920
Gatito porque hoy me apetecía

Hoy no tengo nada en especial que contar en este diario, solo necesito sentarme a reflexionar sobre los retos que me propuse este año para aclararme las ideas.

Creo que me puse demasiados, teniendo en cuenta lo lenta que soy escribiendo y el pánico que me entra cuando me siento presionada al tener que mostrar algo; sí, lo sé, nadie me obliga, los hago porque quiero, por un lado escribir relatos me ayudan a mejorar y ser menos exigente conmigo misma, pero por otro mi inconstancia me mata.

Quizá también me he dispersado demasiado, quiero hacer demasiadas cosas y necesitaría días de 48 horas para llegar a todo, o un giratiempos, o una TARDIS.

Ahora mismo tengo al menos tres frentes abiertos:

Relatos. En un principio iba a seguir los retos ELDE y los de 5 líneas, pero la vida te sorpresas y encuentras proyectos suculentos por tu TL, como el de Remolacha que consiste en escribir un relato siguiendo una escaleta escrita por otra persona (en realidad es más cosas)

O el De tinta que pretende aunar ilustradores con escritores, emparejarlos más bien en un proyecto que suena muy bien. Como escritora que soy, alguien ilustraría mi relato, eso suena demasiado genial. Aunque también se pueden escribir guiones de cómics, por ejemplo, muy tentador para mí.

De momento me estoy centrando en estos relatos, no sé si al final pillaré una premisa de ELDE para ayudarme con el segundo porque estoy atascada.

Dibujos. Sigo queriendo mejorar en este aspecto y no toco los lápices todo lo que me gustaría, por otro lado tampoco me he planteado todavía el color de mis bocetos, estoy muy perdida en este aspecto porque nunca se me dio bien. Lo que sí que sé es que quiero aprovechar el material que tengo por casa si lo hago en tradicional o meterme en digital directamente con Photoshop.

Mi life goal  en la actualidad es Apofiss, he descubierto que me gusta dibujar gatos, y otros animales y creo que no se me da mal del todo. Pero también quiero explorar otros temas que se me dan peor y para eso necesito sentarme tranquila durante unas cuantas horas (y muchos folios).

Cosa. Sigo empeñada en escribir una novela, no me importa si se me queda corta, no aspiro a llegar a las 100.000 palabras, con alrededor de 20.000 me conformaría, pero claro, al tener la mente puesta en otras partes al final le puedo dedicar menos ratos y la pobre sigue ahí parada.

Por cierto, ahora voy de brújula total en la mayoría de los aspectos, si en los relatos me funciona espero que también me sirva de ayuda aquí, lo malo es que no tengo a todos los personajes ubicados y de momento los voy improvisando.

Y bueno, contaría más cosas, pero seguro que se me tuerce en algún momento (crucemos los dedos para que esta vez sea la definitiva porque tengo más ideas esperando en el cajón y me gustaría ponerme con ellas un día de estos).

Luego tengo otros frentes secundarios, como puede ser actualizar este blog de vez en cuando, ya que estoy aquí, pero veo que me estoy agobiando sin necesidad, así que mejor me lo tomo con calma y actualizaré lo necesario: reseñas y cosas por el estilo.

Y leer, claro, ver series, las tengo abandonadas…

En fin, son muchas cosas, tendré que centrarme como sea si quiero sacar algo adelante y espero que lo veáis.

El despertar de las razas. Raquel Laforet

Maravillosa ilustración de portada realizada por Amaya Díaz

Esta novela fue un regalo de cumpleaños de mis amigos y es a día de hoy una de las escasas lecturas juveniles que han caído en mis manos en la última década, por lo general me cuesta entrar en este subgénero (o cómo queráis llamarlo) por lo que se ha convertido a raíz de obras como pueden ser Crepúsculo de Stephenie Meyer (sí, vampiros con purpurina, os culpo a vosotros). Con El despertar de las razas, Raquel Laforet se va a las antípodas de la literatura juvenil actual y recupera la fascinación por los descubrimientos y la magia, además de la fantasía y los dragones, entre otras criaturas que el lector amará seguro.

 

 

Trama 

El título de la novela no miente, la trama gira entorno a un nuevo despertar de las razas, unas razas antiguas que unos despertadores escogidos por bosques, océanos, ríos y montañas deben revivir cada cierto tiempo, aunque estos no son siempre los mismos y no todas las razas tienen la oportunidad de hacerlo y además sobrevivir al último despertar.

Al principio le cuesta arrancar, ya que va presentado a algunos de los personajes principales y sus respectivas razas, el nudo se hace bastante entretenido y al final parece que le cuesta retomar el hilo inicial, o esa es la impresión que me ha dado; aparte, me he quedado con ganas de saber más cosas cómo la reacción de los humanos, los posibles conflictos entre serpientes y baudimes, dragones y derios,…y las sirenas que apenas aparecen en un par de capítulos, pero supongo que abarca suficientes criaturas y la mayoría son mitología propia de la autora.

Cómo está escrita

Cada capítulo está relatado desde el punto de vista de un personaje distinto, por lo general es el de los despertadores, pero también los hay desde el de los derios, además hay algún que otro capítulo con flashbacks que rememoran los anteriores despertares. Como decía en el primer apartado, a la historia le cuesta arrancar un poco al principio y se puede convertir en una lectura lenta, de hecho la acción es anecdótica, así que si alguien la busca saldrá decepcionado. Diría que es más bien un recorrido por las distintas razas y las leyendas que hay entorno a ellas.

Por otra parte, las descripciones son una delicia.

Personajes

Reconozco que soy un desastre para recordar nombres de personajes, debería haberme hecho un esquema con cada uno de ellos y sus correspondientes razas. Solo puedo decir que la mayoría a penas están perfilados, bueno, en realidad sus características se explican a través de sus aventuras en busca de ejemplares, aunque en ocasiones es bastante superficial.

Y hay magos.

Quizá se deba a que es la primera a quién se nos presenta, pero conectas enseguida con Mina y sus dragones.

Lo que más me ha gustado

Creo que lo que más me ha gustado ha sido que sea una novela que se nutre de leyendas, es algo que me fascina, confieso. Además he agradecido el ritmo pausado, no todo va a ser acción en este mundo.

Lo que menos me ha gustado

Ya me he adelantado arriba sobre los posibles fallos que le veo desde mi subjetivo punto de vista y aparte de esto creo que la trama habría quedado un poco mejor si tuviera el núcleo de la trama mejor fijado, es decir, hasta por lo menos la mitad de la novela no sabes a qué llevará esto exactamente y el final se diluye en cierta medida.

Poco más.

Conclusión

Es una novela juvenil llena de magia y leyendas perfecta para pasar un buen rato; recomendada a aquellos que todavía creen en los dragones, derios, serpientes, ninfas, náyades, ailas y baudimes.