Resumen del mes (3)

Tengo esta sección completamente abandonada, el principal motivo es que apenas me apetece hablar de películas y series en el blog, solo lo hago en casos puntuales porque me gustaría enfocarlo hacia la temática literaria: de hecho, en esta ocasión tiraré por este camino.

Lo que Moana me enseñó sobre escribir

moana-pelicula-de-disney-1
Los protagonistas de Moana

Moana (me niego a llamarla Vaiana) es, sino me equivoco, hasta la fecha la última princesa Disney, La protagonista es una chica valiente, decidida y aventurera como viene siendo habitual en la mayoría de princesas creadas a lo largo de la última década.

Por otra parte, la ambientación es de ensueño, he de admitir y el mensaje ecologista de la cinta me ha cautivado, soy débil.

No obstante la trama ¿no os resulta familiar? a mí sí, pues contiene los elementos básicos del viaje del héroe, uno por uno, excepto el interés romántico:

  • Moana es la elegida.
  • En la historia hay dos objetos mágicos, a falta de uno.
  • La abuela de Moana ejerce de anciana mentora.
  • La protagonista debe realizar un viaje épico donde se descubre a si misma.
  • Consigue derrotar al mal.
  • Recibe su recompensa al final, en este caso es la aceptación de su padre.

Además, por si eso fuera poco, Disney se repite a si misma mezclando elementos de sus propias historias, a mi me recordó a Pocahontas en particular, pero también podría tener algo de Brave por mencionar alguna ¿es esto malo? no lo creo.

A decir verdad esta es la moraleja que he sacado:

La estructura de El viaje del héroe funciona siempre, hazla tuya y no temas repetirte, a tu público le gustas así, vale, Disney son palabras mayores, pero creo que esto se puede aplicar a cualquiera de nosotros.

 

Lo que Ana de las Tejas Verdes me enseñó sobre escribir

ana de las tejas verdes
Ana con su corona de flores silvestres

Conocía a Ana en mi infancia, no estoy segura si fue por un anime, película o serie, en cualquier caso en cuanto supe que Netflix había hecho una adaptación me abalancé sobre ella y lloré sin parar, es un dramón en toda regla, no os dejéis llevar por las apariencias.

No sé si esta definición existe o me la estoy inventando, pero la podría clasificar como Falsa Fantasía, ya que si la ves cuando cuando eres niña puedes caer en la falsa percepción de que las aventuras unidas a la imaginación de la protagonista son fantásticas, pero en realidad es realista, valga la redundancia, Heidi la metería en la misma categoría. Ambas viven en parajes idílicos, además.

Sin embargo, lo que aprendido de esta serie es algo distinto, pues se refiere a la narración: los saltos temporales durante la trama son brutales, van al grano, a lo que importa, así que la elipsis es un elemento fundamental que ayuda a que no nos quedemos dormidos delante de la pantalla.

Por lo tanto, la moraleja es esta: usa la elipsis sin dudarlo, ni te aburrirás ni aburrirás.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s