Diario de una escritora. Capítulo 7

cat-67345_1920
Gato nórdico para el verano

Parece que el calor ha dado una tregua, así que voy a aprovechar para actualizar el blog que está muerto el pobre. Hoy me apetece reflexionar un poco sobre mis proyectos, porque ahora son dos, de hecho estoy escribiendo los dos a la vez, alternándolos.

Hace ya la tira que me ronda la cabeza escribir mi propio homenaje a la fantasía clásica (Tolkien y herederos), pero con el tiempo me fui alejando del género porque se quedó estancado durante años, puesto que repetían los mismos esquemas en la trama, razas similares,…y en fin, terminé aborreciendo un poco el tema.

Después llegaron G.R.R Martin y Joe Abercrombie para darle una vuelta a la fantasía clásica con el grimmdark, aunque eso es otra historia.

Así que descarté la idea, incluso me alejé del género y probé con la ciencia ficción, diría que Iris es un híbrido de ambos géneros.

El caso es que el otro día se me encendió la bombilla, se me ocurrió una idea genial con protagonistas femeninas: El Señor de los anillos con personajes femeninos (resumen rápido) + ambientación nórdica + música de Of Monster and Men para inspirarme y gatos, por supuesto, los lobos están bien, pero están muy vistos ya.

Corrí a anotarlo en Evernote con la intención de dejar la historia para más tarde, cuatro ideas básicas sobre la trama, personajes, ambientación,…sin embargo, al cabo del rato estaba abriendo un nuevo documento en el drive y escribiendo el principio, casi una página entera, es gracioso porque tengo al menos cuatro ideas más en el cajón esperando su turno, pero me he decantado por la última en llegar.

Aunque la verdad es que me habría encantado que esta historia hubiese llegado para La Otra Fantasía Medieval, en fin, será el destino.

Por cierto, aprovecho la ocasión para comunicar que me publicarán un micorrelato en la antología/fanzine: De Tinta, me lo ilustrará @Dovah_del_Norte (su galería es maravillosa). Todavía no sé la fecha de publicación, iré avisando cuando haya novedades.

Mi primer Camp NaNoWriMo

Esto no estaba planeado, ni siquiera sé cómo aguantaré las sesiones de escritura estivales, pero he acabado dentro en una cabaña del Camp NaNoWriMo de julio, así pues, este será mi primer CampNaNo.

Creo que esto empezó por la editorial Cerbero, esta semana nos ha lanzado un reto importante a las autoras de twitter: quiere que le mandemos novelas de fantasía y claro, la mitad de mi TL se ha puesto manos a la obra de inmediato.

En mi caso, ha sido un chute importante de motivación, ya sé que enviar un manuscrito a una editorial no significa que me lo vayan a publicar, pero al menos tengo una meta: sé cuál será el primer paso cuando termine de escribir el borrador y cómo no creo que sobrepase las 30.000 palabras máximas que piden cumpliré con ese requisito.

Por otra parte, al fin he conseguido encontrar un objetivo para la historia de Iris y voy a probar a escribirla roleando, conmigo misma, creo que me puede ayudar a darle más fluidez a los diálogos, las capturas de Iria me iluminaron. Aunque en realidad todavía no tengo claro donde puede encajar este proyecto, no sé si será fantasía, ciencia ficción o un híbrido de ambos, hasta que no la termine no lo sabré.

Seguramente otros proyectos que tengo en mente encajen mejor, pero prefiero sacar este adelante antes.

Quizá también escriba algo para la antología Cachava y boina convocada por Cerbero, de momento tengo una idea ambientada en una aldea de la costa gallega y he empezado a escribir el primer borrador.

Vaya, parece que esta editorial me motiva a escribir bastante.

Y regresando al Camp, me he puesto una meta que antes era asequible para mí: 30 páginas, ahora me cuesta alcanzar porque no consigo pasar de las 10, entre este par de proyectos debería ser fácil de alcanzar.

Estoy en la cabaña de Laura Morán con más gente, lo pasaré genial con ellos.

Libros: papel vs digital

book-2135769_1920
Libros everywhere

Hace ya la tira de años hice un curso de diseño gráfico en cual la profesora nos anunció la futura llegada de la tinta digital, un invento que iba suponer una revolución en nuestras vidas. Sin embargo, su acertada teoría era que las publicaciones papel nunca desaparecería del todo porque somos unos fetichistas del mismo, me incluyo en este grupo.

No obstante, si lo analizo a efectos prácticos la edición digital gana por goleada, desde mi punto de vista, ya que sus principales ventajas son:

  • Puedes acumular cientos de documentos en un dispositivo digital sin apenas preocuparte por el espacio.
  • Es una opción ecológica. Los bosques respiran felices.
  • Es más económico que la edición de papel. Aunque aquí tengo que matizar bastante, puesto que si se trata de novelas publicadas por editoriales pequeñas y/o medianas y por autopublicados el precio no suele superar los 3€

Los grandes grupos por el contrario (y alguna editorial mediana) se empeñan en ponerlos a precio de libro de bolsillo, alrededor de 10€ y así pues no se va a ninguna parte. Y bueno, aquí podría enrollarme un poco, en teoría en el proceso de edición digital solo deberían intervenir el diseñador gráfico/maquetista/ilustrador y el corrector, los costes de imprenta y de distribución nos los ahorramos por lo que no habría problema en ponerlos a 3€

  • Otra de las ventajas es las ofertas de la plataforma Lektu, además de las ofertas puntuales de descarga gratuita, dispone de otras interesantes cómo el pago social, donde pagas con un tuit o un mensaje en Facebook y hay Bundles (packs) para todos los gustos.

En resumidas cuentas, creo que otra de sus ventajas es que puedes descubrir nuevas voces literarias patrias sin arruinarte.

Las únicas ventajas que le veo al papel es el tacto y poder usar maracapáginas bonitos. La falta de espacio es un factor importante, de todos modos si dispusiera de él sería la primera en montarme una biblioteca particular con clásicos victorianos, obras de Shakespeare y alguna que otra obra actual que me ha gustado lo suficiente como para tenerla en papel.

Luego están los Artbooks, novelas gráficas,…de estos haría buena una selección si pudiera.

Diría que el libro físico lleva camino de convertirse en un objeto de fetichismo, pero las estanterías rebosantes de novedades de los booktubers me dicen lo contrario, quizá convivan así durante años para que el lector pueda escoger su opción preferida, quién sabe.