Resumen del mes (3)

Tengo esta sección completamente abandonada, el principal motivo es que apenas me apetece hablar de películas y series en el blog, solo lo hago en casos puntuales porque me gustaría enfocarlo hacia la temática literaria: de hecho, en esta ocasión tiraré por este camino.

Lo que Moana me enseñó sobre escribir

moana-pelicula-de-disney-1
Los protagonistas de Moana

Moana (me niego a llamarla Vaiana) es, sino me equivoco, hasta la fecha la última princesa Disney, La protagonista es una chica valiente, decidida y aventurera como viene siendo habitual en la mayoría de princesas creadas a lo largo de la última década.

Por otra parte, la ambientación es de ensueño, he de admitir y el mensaje ecologista de la cinta me ha cautivado, soy débil.

No obstante la trama ¿no os resulta familiar? a mí sí, pues contiene los elementos básicos del viaje del héroe, uno por uno, excepto el interés romántico:

  • Moana es la elegida.
  • En la historia hay dos objetos mágicos, a falta de uno.
  • La abuela de Moana ejerce de anciana mentora.
  • La protagonista debe realizar un viaje épico donde se descubre a si misma.
  • Consigue derrotar al mal.
  • Recibe su recompensa al final, en este caso es la aceptación de su padre.

Además, por si eso fuera poco, Disney se repite a si misma mezclando elementos de sus propias historias, a mi me recordó a Pocahontas en particular, pero también podría tener algo de Brave por mencionar alguna ¿es esto malo? no lo creo.

A decir verdad esta es la moraleja que he sacado:

La estructura de El viaje del héroe funciona siempre, hazla tuya y no temas repetirte, a tu público le gustas así, vale, Disney son palabras mayores, pero creo que esto se puede aplicar a cualquiera de nosotros.

 

Lo que Ana de las Tejas Verdes me enseñó sobre escribir

ana de las tejas verdes
Ana con su corona de flores silvestres

Conocía a Ana en mi infancia, no estoy segura si fue por un anime, película o serie, en cualquier caso en cuanto supe que Netflix había hecho una adaptación me abalancé sobre ella y lloré sin parar, es un dramón en toda regla, no os dejéis llevar por las apariencias.

No sé si esta definición existe o me la estoy inventando, pero la podría clasificar como Falsa Fantasía, ya que si la ves cuando cuando eres niña puedes caer en la falsa percepción de que las aventuras unidas a la imaginación de la protagonista son fantásticas, pero en realidad es realista, valga la redundancia, Heidi la metería en la misma categoría. Ambas viven en parajes idílicos, además.

Sin embargo, lo que aprendido de esta serie es algo distinto, pues se refiere a la narración: los saltos temporales durante la trama son brutales, van al grano, a lo que importa, así que la elipsis es un elemento fundamental que ayuda a que no nos quedemos dormidos delante de la pantalla.

Por lo tanto, la moraleja es esta: usa la elipsis sin dudarlo, ni te aburrirás ni aburrirás.

 

Diario de una escritora. Capítulo 6

mountain-landscape-2031539_1920
La montaña está cerca

A lo mejor es un poco pronto para cantar victoria, pero estoy cerca de las 3.000 palabras y creo que esto ya es motivo de celebración, eso y que quería retomar esta sección con algo.

Llegar hasta esta cifra no ha sido sencillo, le he dado varias vueltas, he ido ampliando capítulos poco a poco, no sé si con el método copo de nieve o con algo que se le parece, aún así me falta mucho por pulir y ampliar, necesitaré la opinión de mis lectores cero para esto, aunque todavía no, antes quiero terminar.

La siguiente tanda es la más complicada para mí, ya que en teoría me enfrento al nudo de la historia y digo en teoría porque a lo mejor me estoy pasando por el forro el tema de la estructura, esa que habla del núcleo, los giros argumentales,…de momento estoy centrada en vomitar palabras, luego ya veremos si puedo darle un toque comercial o no porque no lo tengo tan claro.

Por otra parte, se me ha presentado el problema de no tener una subtrama trabajada de antemano, la estoy improvisando por el camino y aunque a veces siento que podría suprimirla y la historia se quedaría igual, creo que mi me sonaría monótona sin ella, me aburriría y estaría en las mismas.

Tranquilidad porque tengo pensado un enlace con el resto de subtramas e incluso con otra historia que ni siquiera he empezado a trabajar, pero está ahí en fase semilla dormida.

Y poco más puedo decir hasta ahora, solo que a lo mejor me he metido en un berenjenal de civilizaciones por crear y tendré que darle unas cuantas vueltas más.

Sobreviviré.

Lecturas conjuntas de junio

Solo me he apuntado a una Lectura Conjunta desde que ando por las redes sociales y la recuerdo como una experiencia fue gratificante, así pues me apetecía repetir, pero no encontraba el momento apropiado, entre unas cosas y otras, la vida.

Pero el verano está a la vuelta de la esquina y creo que junio puede ser un buen mes para retomarlas con calma. De hecho, hay dos Lecturas conjuntas que me interesan en un principio, a la primera voy de cabeza porque es una novela que tengo pendiente desde hace ya tiempo, la segunda la dejaré en interrogante, si consigo terminar la primera me uniré, sino, pues no pasa nada, la dejaré para otra ocasión.

Son las siguientes:

aquaforteportadaAcquaforte. Paz Alonso

Cada atardecer las campanas de Venecia advierten a sus habitantes del inicio del toque de queda: la noche pertenece a las sombras de la laguna, a los ingenios de las historias de terror. Con la oscuridad los venecianos encienden las lámparas de los salones e ignoran las calles desiertas en fiestas que duran hasta el amanecer. Beate Varese pertenece a las aiunteri, la orden que organiza los banquetes y bailes del palacio real. Como buena veneciana ha sabido darle la espalda a la bruma y al hielo toda su vida, hasta que de repente, días antes del baile más importante del año, es la bruma quien sale a buscarla…

Steampunk ambientado en Venecia, no necesito saber más.

Esta Lectura Conjunta está organizada por La ventana encendida, encontraréis más información en su blog.

InquilinosGR

Inquilinos. Alicia Pérez Gil

Vampiros, fantasmas, monstruos marinos, zombies y, sobre todo, un trasfondo de realidad que es de donde se deriva el miedo.

Historias inquietantes, malvadas, distintas, que quizá no te quiten el sueño, pero que tampoco te dejarán indiferente.

El terror y yo no nos llevamos muy bien, la verdad, por un lado siento curiosidad hacia algunos subgéneros, por otro me escondo debajo de las sábanas porque me sugestiono con facilidad.

Quizá va siendo hora de darle otra oportunidad, si sobreviví a los relatos de Gabriella Campbell a lo mejor lo hago con estos, no sé, hay vampiros, eso ya es un punto.

La Lectura Conjunta la organizan La nave invisible junto a Adopta una autora, para obtener más información podéis visitar sus respectivos blogs.