Mi primer Camp NaNoWriMo

Esto no estaba planeado, ni siquiera sé cómo aguantaré las sesiones de escritura estivales, pero he acabado dentro en una cabaña del Camp NaNoWriMo de julio, así pues, este será mi primer CampNaNo.

Creo que esto empezó por la editorial Cerbero, esta semana nos ha lanzado un reto importante a las autoras de twitter: quiere que le mandemos novelas de fantasía y claro, la mitad de mi TL se ha puesto manos a la obra de inmediato.

En mi caso, ha sido un chute importante de motivación, ya sé que enviar un manuscrito a una editorial no significa que me lo vayan a publicar, pero al menos tengo una meta: sé cuál será el primer paso cuando termine de escribir el borrador y cómo no creo que sobrepase las 30.000 palabras máximas que piden cumpliré con ese requisito.

Por otra parte, al fin he conseguido encontrar un objetivo para la historia de Iris y voy a probar a escribirla roleando, conmigo misma, creo que me puede ayudar a darle más fluidez a los diálogos, las capturas de Iria me iluminaron. Aunque en realidad todavía no tengo claro donde puede encajar este proyecto, no sé si será fantasía, ciencia ficción o un híbrido de ambos, hasta que no la termine no lo sabré.

Seguramente otros proyectos que tengo en mente encajen mejor, pero prefiero sacar este adelante antes.

Quizá también escriba algo para la antología Cachava y boina convocada por Cerbero, de momento tengo una idea ambientada en una aldea de la costa gallega y he empezado a escribir el primer borrador.

Vaya, parece que esta editorial me motiva a escribir bastante.

Y regresando al Camp, me he puesto una meta que antes era asequible para mí: 30 páginas, ahora me cuesta alcanzar porque no consigo pasar de las 10, entre este par de proyectos debería ser fácil de alcanzar.

Estoy en la cabaña de Laura Morán con más gente, lo pasaré genial con ellos.

Anuncios